Un poco sobre mí

Siempre he tenido dos pasiones: el Derecho y la Economía. Mi formación académica la enfoqué en el área jurídica y posteriormente mi labor profesional en el sector de los mercados financieros:

  • Soy consultor financiero (mercados bursátiles).
  • Escribo cada semana en EXPANSIÓN y en INVESTING.COM (en España y en Estados Unidos). En estos medios de comunicación doy mi opinión sobre los mercados financieros.
  • He escrito dos libros: Instituciones de Análisis Técnico de los Mercados Financieros (600 páginas) y Prisma Bursátil (290 páginas).
  • Soy miembro del Instituto Español de Analistas Técnicos y Cuantitativos.
  • Entre los medios de comunicación en los que he colaborado en su momento y que en otros casos sigo colaborando a día de hoy están:
  1. Expansión
  2. Cinco Días
  3. El Economista
  4. Investing
  5. Radio Intereconomía
  6. TV3
  7. El Periódico
  8. Europa Press
  9. Dirigentes
  10. La Vanguardia
  11. OK Diario
  12. La Razón
  13. El Español
  14. Finanzas (antigua Mi Cartera de Inversión)

¿Cómo empecé?

Corría el año 1998. Mis abuelos (maternos) eran muy mayores para seguir viviendo solos, de manera que me ofrecí voluntario para irme a vivir a su casa y ellos venir a vivir a la casa de mi familia (yo tenía en 1998 24 años de manera que todavía no vivía solo) y de esta manera habría sitio de sobra, porque si no seríamos 7 personas en el piso. Mi propuesta fue validada y aceptada y supuso toda una sorpresa para mí.

Esa nueva etapa implicó un cambio radical en mi vida, el hecho de vivir solo suponía poder hacer nuevas cosas y vaya si lo hice. A las pocas semanas de estar viviendo solo, un día en el que no tenía muchas cosas que hacer, me puse a investigar un poco y armándome de valor decidí entrar en la habitación-despacho de mi abuelo (una persona muy culta, con dos carreras universitarias, una oposición del grupo A, muy conocido en su tierra y que contaba con amistades muy importantes.

En su habitación-despacho no es que quedasen muchas cosas porque todo lo que pudo se lo llevó a la otra casa, pero algo sí dejó, imagino que por falta de espacio. Básicamente libros y concretamente de dos áreas: jurídicos y económicos-bursátiles.

Respecto a los libros jurídicos principalmente eran códigos (civil, penal, mercantil, laboral) antiguos, el más moderno databa de 1955. Me gustó, porque yo había estudiado Derecho. Pero fue con los libros de economía y de bolsa con lo que me quedé maravillado. Los cogí y me los llevé al salón, los miré por encima y decidí que iba a leerlos (he de matizar que mi abuelo invertía en Bolsa, en acciones, y tenía una muy buena cartera, cosa que siempre admiré aunque no entendía realmente mucho).

Dicho y hecho, comencé cada día a leer un poquito, le dedicaba una horita y media, casi dos horas, por la noche, tranquilamente en el sofá. Siempre tenía al lado un cuaderno donde iba tomando notas, haciendo mis esquemas y resúmenes, porque me hacía mucha ilusión que llegara un momento en el que pudiese hablar con mi abuelo de tú a tú sobre economía, Bolsa y finanzas, sé que hubiese sido una tremenda alegría para él.

Me llevó unos meses leer los libros y las colecciones de pequeños libritos que en aquella época venían gratis al comprar los periódicos especializados en la materia. Pero por fin terminé. Estaba preparado para darle una gran sorpresa y alegría a mi abuelo, de hecho estaba terminando de apuntar algunas cosas en el cuaderno y estimaba que en una semana más o menos lo haría.

Mi abuelo murió a los pocos días (mi abuela que estaba perfectamente falleció días después imagino que por lo que algunos llaman falta de ganas de vivir). La tristeza y el vacío me invadieron. Vivía en una casa en la que todo me recordaba a ellos, porque al fin y al cabo era su casa.

Estuve allí un tiempo más, seguía estudiando por mi cuenta todos los días, cada vez con más ganas y dedicación. Ya tenía un nivel bastante bueno y lo rematé con un master de asesor financiero y con un curso superior de especialización bursátil. También había cogido experiencia trabajando al mismo tiempo en una compañía internacional de finanzas.

Ya estaba preparado para dar el salto. Decidí que era el momento, hice las maletas y me fui a Madrid en AVE sin conocer a nadie allí. Llegué sin tener casa, porque para alquilar no me fiaba por internet, estuve un tiempo en un apartahotel en Plaza Castilla hasta que encontré casa.

Y así empezó todo, gracias a mi blog me dí a conocer, luego se añadió el hecho de escribir en varios medios de comunicación, seminarios, etc, etc hasta que te haces un nombre, creas tu propia marca personal.

Un abrazo

Ismael De La Cruz