Cómo ahorrar de manera fácil y sencilla

Vamos a ver cómo ahorrar de manera fácil y sencilla. Explicaré un método muy interesante que puede hacer cualquier persona sin problema.

Permítame recordarle el newsletter bursátil que se manda cada día por correo electrónico. Créame que es bastante completo e interesante.

Por qué hay que ahorrar

Ahorrar es una práctica atemporal, es decir, siempre viene bien, siempre es conveniente hacerlo, da igual cuándo esté usted leyendo este artículo, da igual si la economía nacional o mundial está boyante y en auge o bien está en recesión y en crisis.

La única razón que puede excusar de ahorrar es la falta de recursos económicos debido, por ejemplo, a que una persona se encuentre sin trabajo o que incluso trabajando los ingresos económicos no son suficientes para llegar a final de mes. En ese caso, ha de primar el día a día, el poder vivir y pagar las facturas y la comida, dejando de lado el futuro.

La finalidad del ahorro es un tema personal. En unos casos es para el medio plazo (por ejemplo para comprar un coche), pero la esencia de este artículo está encaminada a una finalidad de largo plazo como es la jubilación, el día de mañana.

En efecto, todos sabemos el problema que afecta a las pensiones en la mayoría de países, y las medidas que se terminarán por imponer son necesarias pero nada populares (retrasar la edad de jubilación que pronto superará los 70 años y terminará en los 73-75 años por el incremento de la esperanza de vida); haber cotizado un mayor número de años; recibir una pensión menor).

Así pues, salvo unos casos, que por desgracia no son la norma general, la mayoría de personas cuando se jubilen recibirán una pensión cuya cuantía en unos casos no será suficiente para vivir y en otros casos será muy justa.

Es por ello que urge la necesidad de poder resolver ese tema. ¿Cómo? Pues ahorrando a largo plazo para que cuando llegue el día de nuestra jubilación tengamos un capital adicional que complemente el dinero que recibamos de la pensión pública.

Cómo ahorrar de manera fácil y sencilla

Seguro que estará de acuerdo con lo que ha leído hasta aquí y dirá que pese a estar conforme le es muy difícil poder ahorrar.

¿Y si le dijese que puede hacerlo destinando al ahorro cada mes el dinero que usted quiera? Sí, un mes que le venga bien puede destinar al ahorro por ejemplo 100 euros, un mes que haya tenido muchos gastos puede destinar por ejemplo 20 ó 30 euros. Por supuesto se trata de cantidades ficticias, es solo un ejemplo, cada persona puede destinar lo que pueda, eso sí, cuanto más mejor.

Bien, pues le voy a explicar un método para poder ahorrar de manera fácil y sencilla, mes a mes.

Consiste en destinar cada mes una cantidad de dinero al ahorro que no es fija (cada mes decide usted, en función de sus circunstancias personales y laborales, si mete más o menos dinero). Esas aportaciones periódicas (mensuales) se invierten en Bolsa. Tranquilo, que seguro que ahora más de uno se habrá llevado un sobresalto al escuchar invertir en Bolsa, bien porque no sabe o bien porque piensa que puede perder su dinero.

Por qué invertir en Bolsa a largo plazo es la mejor manera de ahorrar

Antes de seguir, y para tranquilizarle, le hago 2 puntualizaciones al respecto:

1º Hay un estudio sobre la inversión en la Bolsa de Estados Unidos en los últimos 200 años, de 1918 a 2018 (porque recordemos que se creó el 17 de mayo de 1792 por unos corredores de Bolsa para controlar el devenir de las acciones que se negociaban en la acera de Wall Street). Pues ese estudio demuestra que la rentabilidad anual real (es decir, después de inflación) es del +6,6%

Pero aquí no acaba la buena noticia, es que ese buen rendimiento anual histórico de la Bolsa norteamericana también sucede en el resto de plazas bursátiles del resto de países.

Por tanto, la Bolsa a largo plazo es la mejor inversión que existe en términos de rentabilidad, superando con creces a la inversión en renta fija, al oro, al petróleo, a las materias primas y a las viviendas.

2º No es necesario que sea un experto en Bolsa, porque estamos hablando de invertir a largo plazo y aplicando un poquito de sentido común y estando un poco pendiente de la prensa especializada es un buen punto de partida.

Ejemplo de cómo ahorrar de manera fácil y sencilla

Vamos paso a paso:

– Lo primero de todo es saber la cantidad mensual.  Imaginemos que se puede permitir destinar cada mes 100 euros para su ahorro a largo plazo (es un ejemplo, pero lo que voy a explicar sirve para cualquier otra cantidad de dinero).

– En segundo lugar necesita un intermediario para la inversión. En este caso tiene 2 opciones:

  • Puede acudir a su banco. La gestión cada mes la puede hacer yendo físicamente a la sucursal más cercana, por teléfono, usted mismo desde su ordenador o su móvil.
  • Puede hacerlo usted mismo desde el ordenador de su casa o desde el móvil, es muy sencillo y además más barato en lo relativo a comisiones bursátiles si lo comparamos con un banco. Teniendo en cuenta que cada mes realizará una compra de acciones, a la larga después de muchos años y muchos meses el ahorro será bastante significativo.

En tercer lugar, empiece eligiendo una sola compañía. Ha de ser una compañía grande, para empezar estaría bien que cotice en el índice principal. Por ejemplo, si es española que cotice en el Ibex 35, si es alemana en el Dax, si es Europea en el Eurostoxx, si es norteamericana en el S&P500 o en el Dow Jones o en el Nasdaq. De esta manera lo que buscamos es invertir en acciones de una compañía de gran capitalización bursátil (las denominadas blue chips), con mucha liquidez, mucha «tranquilidad», volatilidad controlada. Es decir, justo todo lo contrario de los chicharros, de las acciones muy especulativas.

En cuarto lugar, lo que hacemos es cada mes, a ser posible siempre el mismo día para llevar una disciplina, comprar acciones de esa compañía. Compramos el número de acciones que podamos cada mes con el dinero que vamos a destinar a ello. Si en el ejemplo habíamos dicho 100 euros al mes y las acciones de la compañía que hemos elegido cotizan a 10 euros, pues ese mes compramos 10 acciones. Con el paso de los meses, en función de si sube o baja el precio de cotización de esas acciones, podremos comprar un número mayor o menor de acciones.

En quinto lugar, decir que compramos cada mes las acciones con independencia de que estén en tendencia alcista o bajista.

En sexto lugar, salvo fuerza mayor o clara necesidad, no vendemos nunca.

En séptimo lugar, a largo plazo no sólo ganamos dinero porque la Bolsa, como ya hemos visto, a plazos temporales amplios es muy interesante, sino también por el reparto de dividendos y por el efecto del interés compuesto que veremos a continuación.

Yo siempre digo que un ejemplo de compañía con la que se puede hacer ésto es con el Banco Santander. Más adelante, y si dispone de más capital para invertir, puede diversificar y hacer lo mismo con dos compañías.

Cómo ahorrar sin hacer nada

Lo que le voy a comentar a continuación son datos matemáticos, pero no lo tome como ciencia, porque salvo que usted invierta en un producto que le de cada año un tipo de interés fijo, la cosa varía, ya que en Bolsa unos años obtendrá un mayor interés y otros simplemente perderá, pero lo que importa a la larga es la media anual del interés logrado.

Si tiene 25 años, para obtener 1 millón de euros a los 65 años tendría que invertir 240 euros a base de un rendimiento medio anual del 9%. Claro, cuanto más tarde se empiece más complicado se hace.

Si tiene 30 años, para obtener 1 millón de euros a los 65 euros necesita invertir 1400 euros al mes a base de un rendimiento medio anual del 3%. Si el rendimiento medio anual es del 6% habría que invertir 740 euros al mes y si es del 9% serían 370 euros al mes.

Y todo ésto es gracias a la magia del interés compuesto y a que, atendiendo a Investopedia, el S&P 500 históricamente ha subido de media un +10-11% anual, por lo que con invertir cada mes dinero en un fondo de inversión de gestión pasiva es suficiente, ya que estos fondos se dedican simplemente a replicar el índice bursátil y ganarán o perderán lo que haga dicho índice, y además con menos comisiones que los fondos de inversión clásicos de gestión activa.

Pues ya sabe cómo ahorrar de manera fácil y sencilla. Y recuerde, es una necesidad, no un capricho y salvo casos muy concretos, no hay excusa de que no puede hacerlo, además de recordar que el tiempo corre a su favor, con lo que cuanto antes comience mejor.

Suscríbase al blog (es gratis) y reciba cómodamente en su correo los post que se suban al blog. Introduzca más abajo su correo electrónico y ya está.

Recibe los nuevos artículos en tu correo

Déjanos tu correo electrónico y recibirás en tu correo los nuevos artículos que se escriban en este blog.