Cómo invertir en Bolsa y en acciones de compañías

Veremos cómo invertir en Bolsa y en acciones de compañías, todo lo que hay que saber, paso a paso y finalmente un ejemplo práctico.

Lo primero de todo es saber cómo conseguir un calendario macroeconómico gratuito, una herramienta importante en el día a día.

Pero antes de ver cómo invertir en Bolsa y en acciones de compañías, hay que ir por partes, no conviene saltarnos unas cuestiones previas.

Todo lo que hay que saber para invertir en acciones

– Es la inversión tradicional de toda la vida, sencillamente comprar acciones de una compañía y luego venderlas. Si el precio de venta es mayor que el de compra ganará dinero, en cambio si el precio de venta es menor que el de compra habrá perdido dinero, así de sencillo y de lógico a la vez.

– La inversión en acciones al contado no tiene apalancamiento, de manera que necesitará tener en su cuenta del broker el capital suficiente para las operaciones. Ejemplo, si quiere comprar 100 acciones de una empresa y cotiza a 10 dólares, pues necesitará 1.000 dólares en la cuenta. En realidad más, porque el broker le cobrará una comisión al comprar y una comisión al vender, tanto si la operación es ganadora como si es perdedora. De manera que en su cuenta de valores tendrá que tener al menos 1.000 dólares + esas 2 comisiones.

– Y no sólo no tiene apalancamiento este tipo de inversión sino que además sólo se puede operar al alza, es decir, comprar y luego vender, no podrá operar a la baja (eso sólo se puede con cfds de acciones y con futuros, por ejemplo de índices o de materias primas.

– El spread u horquilla es importante, salvo si nuestra operativa es a medio o largo plazo. Por tanto, si vamos a operar en plazos muy cortos (scalping, intradía) o cortos (swing) conviene que seleccionemos compañías que tengan buena liquidez, ya que a mayor liquidez mejor spread habrá y menos nos quitarán cada vez que compremos y que vendamos.

– El reparto de dividendo no es un regalo en sí mismo. En realidad invertir en acciones sólo por el dividendo atractivo que reparten es un error, salvo que la tendencia y las expectativas que tengamos en esa compañía sean favorables. Me explico, el día que una compañía reparte dividendo, nada más hacerlo, cae en Bolsa ese porcentaje repartido. Por eso, si compramos acciones que están débiles y bajistas y lo hacemos sólo por el dividendo, la caída se habrá comido ese dividendo y como es una acción que ya venía siendo bajista pues seguirá cayendo, con lo que perderemos dinero pese al dividendo. Por tanto, el dividendo hay que verlo como un plus, es decir, invertimos si esperamos que una acción suba y el dividendo es un extra más, pero nunca la razón principal.

– Un apunte más, si se invierte en una compañía que cotiza en un mercado con una divisa diferente a la del país donde vivimos, hay que tener en cuenta el tipo de cambio. Ejemplo: si usted vive en España y opera con acciones de Estados unidos (que cotizan en dólares), ha de tener presente que cuando cierre la operación, la cantidad de dinero que haya ganado o haya perdido será en dólares y luego se cambiarán a euros. Ésto significa que dependiendo cómo esté en ese momento el tipo de cambio euro/dólar, la cantidad de dinero que ha ganado o perdido en la operación podrá aumentar o reducirse un poco. En operaciones cuyo horizonte temporal no sea muy largo (scalping, intradía, swing) no hay que darle mayor importancia, pero en operaciones a medio o largo plazo la cosa cambia.

¿No conoce todavía el newsletter que se manda cada día por correo electrónico? Échele una ojeada

En qué acciones conviene invertir

Una buena idea, sobre todo cuando se empieza a invertir o bien si se busca tranquilidad, es optar por acciones líquidas.

¿Dónde encontrar las compañías más líquidas? Pues vamos por partes.

* Si quiere invertir en acciones españolas lo mejor es mirar las 35 compañías del Ibex 35. Son las más líquidas, ya que para cotizar en el Ibex 35 hay que cumplir 3 requisitos y el tema de liquidez es uno de ellos. Eso sí, cada x meses el Comité Técnico Asesor saca varias del Ibex y mete otras.

Decir que en España, además del Ibex 35, existe el índice Medium Cap que agrupa a las empresas cotizadas de mediana capitalización, que bueno, no son tan líquidas pero se pueden operar. Y también tenemos el índice Small Cap que conforma las compañías de pequeña capitalización, con éstas hay que tener más cuidado.

¿Qué acciones hay que evitar a toda costa salvo que ya seamos expertos invirtiendo y nuestro perfil sea de riesgo? Pues los llamados chicharros, que son valores de alto riesgo asociados a pequeñas compañías. Toman su nombre de un pescado barato considerado de baja calidad. Estas empresas, pese a cotizar en bolsa, son poco conocidas, poseen un escaso recorrido histórico y unos índices de contratación bastante bajos. Elementos todos que dan cuenta de su inestabilidad, augurando fuertes subidas y bajadas en el precio, demasiada volatilidad. Lo que se dice una montaña rusa o una ruleta rusa, como lo quiera llamar. Tienen muchos adeptos en busca de dar el pelotazo y ganar una gran rentabilidad en nada de tiempo, pero claro, el riesgo va en la misma proporción.

Así pues, nos interesan los valores llamados blue chips El término “Blue Chip” viene de las fichas azules de los casinos que son las que más valor tienen. Son valores estables y poseen un alto nivel de liquidez además de no necesitar grandes ampliaciones de capital. Son compañías que han existido durante tiempo, con productos y marcas reconocidas, y una posición de líder en el mercado dentro de su sector. Además, muchas son corporaciones multinacionales con operaciones en todo el mundo. La mayoría tienen ganancias estables y muchas tienen rendimientos de dividendos atractivos.

Por cierto, basta que vaya a Google y busque las compañías españolas que pertenecen a esos 3 índices y punto.

* Si se quiere invertir en acciones europeas grandes, líquidas y estables, lo ideal es acudir a las que cotizan en el índice Eurostoxx 50, compuesto por las 50 compañías de mayor capitalización de Europa, donde siempre suele haber al menos 6 españolas del Ibex 35. Si va a Google puede ver las que componen en cada momento éste índice.

Si le interesan las acciones de un país en concreto, lo ideal es acudir al índice selectivo de cada país. Por ejemplo, en Alemania el Dax, en Francia el Cac 40, en Italia el Mib 30, en Reino Unido el FTSE 100 y así podemos seguir con el índice de Portugal, Suiza, Suecia, Noruega, Dinamarca, Rusia, Turquía, etc, etc.

* Si quiere invertir en acciones de Latinoamérica, pues lo ideal es acudir al selectivo de cada país, como Bovespa en Brasil, Merval en Argentina, etc y ver las acciones que componen cada índice.

Para invertir en acciones asiáticas tendríamos por ejemplo las de Japón que están en el índice Nikkei.

* Si quiere invertir en acciones de Estados Unidos ya le digo que tiene trabajo y para todos los gustos. Los 3 principales índices son el Dow Jones que se compone de 30 valores, el Nasdaq 100 que es el índice tecnológico, el S&P500 que es el rey con 500 valores y luego tienen por ejemplo el Russell300 que aglutina a 3.000 compañías de varias bolsas,  incluyendo empresas que no forman parte de ninguna bolsa en concreto y está compuesto en realidad por otros dos índices a su vez: el Russell 1000, formado por las 1.000 empresas de mayor capitalización del mercado norteamericano y el Russell 2000, formado por las las 2.000 empresas restantes, de menor capitalización.

* También están todos los índices de la familia MSCI. Son unos índices que se caracterizan por su amplia diversificación a nivel mundial. Principalmente son usados para analizar y estudiar el devenir de los mercados, así como para ser replicados por los ETFs y por los fondos de inversión.

Qué mueve el precio de las acciones

Pues algo tan sencillo como la ley de oferta y demanda. Mientras más personas compren acciones de una empresa en particular, sube la demanda y quedan menos acciones disponibles y el precio sube. Por otro lado, si muchos venden, baja la demanda y hay más acciones libres, con lo que el precio baja.

Pero hay más factores:

a) Las noticias son uno de los factores que más mueve a las acciones. Generalmente, sean buenas o malas noticias, el efecto suele ser de corto plazo, salvo un hecho realmente importante que podría cambiar la tendencia de las acciones.

b) Los rumores y las filtraciones también. A los mercados les da igual si son ciertos o no, si son fundados o no, no van a esperar a verificarlo, primero se mueve y luego ya lo comprobarán. Ya saben el dicho de compra con el rumor y vende con la noticia.

c) La publicación de los datos trimestrales de la empresa. Realmente importa más si cumple las expectativas que si el dato es bueno o no. Por ejemplo, si se espera que una empresa en el primer trimestre gane 10 millones y al final gana 6 millones y es un dato bueno porque hace un año ganó sólo 3 millones, las acciones caerán al conocerse el resultado, ya que los mercados se mueven por expectativas.

d) Consejos y valoraciones de agencias de valores. Si una agencia importante, como JP Morgan, Goldman Sachs, Bank of America, etc, emite una recomendación de compra explicando las razones y da un precio objetivo a 12 meses, las acciones subirán, máxime cuantas más agencias coincidan en la recomendación de comprar. Si es al revés, el consejo es vender pues las acciones caerán.

e) Entrar en un índice importante. Por ejemplo, que una empresa entre en el Eurostoxx 50 es muy positivo porque muchos fondos de inversión replican la composición de este índice a la hora de hacer sus carteras de inversión, con lo que si una compañía entra en el índice implica que muchos fondos comprarán acciones de esa compañía. Y ya sabemos que el aumento de demanda sube el precio de cotización de las acciones.

f) Cuando se produce un Split. Un split es una división de la acción. La razón por la que hacen esto es para que el precio de cada acción baje y sea más accesible para muchos, pero sin perder el valor total de la empresa. Esto generalmente ayuda a que suba el precio de las acciones, ya que incita a que entren nuevos inversores. Por ejemplo, las acciones de una compañía cotizan a 100 euros y deciden que ahora pase a cotizar 50 euros, con lo que se doblará el número de acciones existentes de la compañía y al ser el precio más barato es más accesible para que inversores compren acciones.

g) Recompra. Sucede cuando el precio de las acciones de una compañía baja y la empresa lo ve como oportunidad para aumentar su participación en la empresa.

h) Sucesos nefastos (huracanes, terremotos, pandemias, actos terroristas, accidentes, guerras).

i) Políticas de bancos centrales, como por ejemplo la de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) o la del Banco Central Europeo (BCE). Podemos enumerar la subida de tipos de interés que perjudica a la Bolsa. Esto es debido a que digamos pierde atractivo frente a otros activos como la renta fija o los depósitos bancarios, que aumentan la rentabilidad y con menor o ningún riesgo. Y no sólo esto, es que una subida de tipos encarece la financiación de las empresas, por lo que las inversiones son menos rentables. En cambio, con bajadas de tipos de interés las empresas se pueden permitir el lujo de reducir gastos e incrementar beneficios, sin olvidar que pueden endeudarse a un precio más asequible y barato e incrementar las inversiones.

Hay dos hechos que hacen que aunque se produzca una subida de tipos de interés la reacción de la Bolsa del país en cuestión no sea la explicada anteriormente:

  • Si las variaciones de los tipos de interés son pequeñas.
  • Cuando se suben por primera vez los tipos de interés tras permanecer mucho tiempo en una zona muy baja.

j) Evolución de las monedas: empresas europeas que tengan una mayor dependencia de Estados Unidos en cuanto a ingresos les perjudica que el euro se fortalezca frente al billete verde porque los ingresos obtenidos en dólares, al repatriarse y cambiarse a euros, pierden valor, incluso si las ventas no se reducen.

Ahora sí, momento de ver con un ejemplo práctico paso a paso cómo invertir en Bolsa y en acciones de compañías.

Cómo invertir en Bolsa y en acciones de compañías

Veamos un ejemplo práctico completo, paso a paso, de una operación en acciones.

1. Lo primero es tener claro qué acciones de qué compañía vamos a operar. El motivo de elegir una u otra puede ser variado: bien por análisis técnico, o por análisis fundamental.

2. Supongamos que hemos analizado Telefónica y tenemos un motivo para comprar ya que hemos localizado un soporte fuerte e interesante. Imaginemos que Telefónica cotiza en ese momento a 10 euros y que el soporte está en 9 euros.

3. Vamos al broker, seleccionamos acciones y luego Telefónica.

4. Donde pone volumen o bien cantidad (depende de cada broker) tenemos que escribir el número de acciones que queremos comprar. Supongamos que 100 acciones. Pues escribimos 100.

5. Vemos también el precio de cotización en tiempo real, en ese momento 10 euros y aparece también el precio ask y el precio bid. Imaginemos que pone ask 10,1 y bid 9,9.

6. Pues bien, ya sólo nos falta comprar. Tenemos 2 opciones (importante aquí repasar cómo utilizar los diferentes tipos de órdenes de los brokers).

– Si queremos comprar ya, sin importarnos el soporte ni nada, simplemente queremos entrar ya, donde pone tipo de orden seleccionamos orden a mercado. Acto seguido, le damos al botón de comprar. Ya hemos comprado. Como el precio ask era 10,1 pues nos dan las 100 acciones de Telefónica a 10,1 euros.

– Si queremos comprar en el soporte, seleccionamos orden limitada y luego escribimos el precio de compra que queremos, en este caso dijimos 9 euros. Acto seguido le damos al botón de comprar. Lógicamente no tenemos todavía las acciones, habrá que esperar que baje a 9 euros (y el precio ask sea 9 euros).

7. Una vez hemos lanzado la orden de compra, tanto si es a mercado como si es limitada, toca colocar el stop loss de protección por si la cosa sale mal y así tendremos una buena gestión del riesgo. Pues bien, vamos a tipos de órdenes y seleccionamos stop loss y acto seguido escribimos el precio, por ejemplo 8,5 euros, y lanzamos esa orden. Eso va a ser lo máximo que estemos dispuestos a arriesgar en la operación. Si el precio cae a 8,5 euros el broker nos cerrará directamente la operación y nos quitará del dinero de nuestra cuenta la pérdida más la comisión de compra y la de venta.

8. Ya sólo queda el objetivo. Vamos a tipos de órdenes y seleccionamos objetivo o take profit, o profit (depende de cada broker) y escribimos el precio, por ejemplo 11 euros y lanzamos esa orden.

Decir que la mayoría de brokers, no todos, permiten lanzar las 3 ordenes a la vez (entrada, stop loss y objetivo) y otros brokers no, con lo que habrá que ir lanzando de una en una. Sea como sea, es importante tener las tres ordenes enseguida lanzadas.

9. Bien, pues la operación ya está lanzada: compra de 100 acciones de Telefónica a 9 euros con stop loss en 8,5 euros y objetivo en 11 euros.

10. Ahora pueden pasar 2 cosas:

– Si la cosa sale mal, el precio no llegará a los 11 euros, sino que caerá y llega a 8,5 euros, salta el stop loss y la operación se acabó (la mayoría de brokers le cancelarán la orden pendiente en los 11 euros, si no es así cancélela enseguida).

– Si la cosa sale bien el precio sube y llega a 11 euros, la operación se acabó y toca lo mismo, asegúrese que el broker le ha cancelado la orden en 8,5 euros, si no hágalo usted enseguida.

Pues eso es todo lo que le quería explicar acerca de cómo invertir en Bolsa y en acciones de compañías. Espero que le haya resultado de utilidad.

Suscríbase al blog (es gratis) y reciba cómodamente en su correo los post que se suban al blog. Introduzca más abajo su correo electrónico y ya está.

Recibe los nuevos artículos en tu correo

Déjanos tu correo electrónico y recibirás en tu correo los nuevos artículos que se escriban en este blog.

Prisma Bursátil

por Ismael de la Cruz

¿Le gustaría dominar el mundo del trading e inversión?

Con Prisma Bursáitl podrá hacerlo. Suscríbase por 20€ 10€ al mes y obtenga acceso a: cursos, formación, ideas operativas, análisis de mercados y máster class de las novedades financieras.

Suscribirme por 10€/mes
¿Por qué debo suscribirme?