Escuelas de pensamiento económico: la doctrina Keynesiana

Hablaremos de las escuelas de pensamiento económico, concretamente la doctrina Keynesiana que influyó en las políticas económicas después de la Segunda Guerra Mundial.

Antes de comenzar me gustaría decirle que este blog se divide en 3 secciones: actualidad de los mercados, cultura financiera, lecciones de análisis técnico. Este artículo pertenece a la sección cultura financiera, la cual le animo a que le eche un vistazo porque seguramente le pueda interesar más artículos. Cada semana se va añadiendo más contenido al blog.

Permítame recordarle el newsletter bursátil que se manda cada día por correo electrónico. Créame que es bastante completo e interesante.

Se puede decir que hay tres corrientes de pensamiento económico: la escuela Austriaca, la escuela Monetarista, la escuela Keynesiana. Cada una de ellas tiene su propia filosofía, sus principios y su forma de ver la economía. Hoy veremos la doctrina Keynesiana.

La escuela Keynesiana como escuela de pensamiento económico

El keynesianismo o economía keynesiana es una teoría económica de John Maynard Keynes, plasmada en su obra Teoría general del empleo, el interés y el dinero, publicada en el año 1936 como respuesta a la Gran Depresión de 1929. Básicamente está basada en el estímulo de la economía en épocas de crisis.

Su teoría significó una ruptura con el pensamiento económico anterior e influyó en las políticas económicas seguidas por los países occidentales después de la Segunda Guerra Mundial.

Para los keynesianos, los mercados auto-regulados no conducen necesariamente al mejor escenario. El Estado tiene un papel que desempeñar en el ámbito económico, especialmente en el contexto de las políticas de estímulo en etapas de recesión.

Antes de la publicación de la Teoría General de Keynes, el pensamiento económico dominante era que la economía existe en un estado de equilibrio general, lo que significa que la economía de forma natural consume lo que produce porque las necesidades de los consumidores son siempre mayores que la capacidad de la economía para satisfacer esas necesidades. Por tanto, los individuos producen con objeto de consumir lo que ellos han fabricado o para venderlo y así comprar algún otro producto. Esta percepción se basaba en que si existía excedente de bienes o servicios, se produciría una bajada de los precios hasta que se consumiese el excedente (ley de oferta y demanda).

La teoría de Keynes anuló este pensamiento de la época defendiendo que el desempleo no es producto de la pereza, sino el resultado de una deficiencia estructural en el sistema económico, que el desempleo es una consecuencia natural, que la economía es incapaz de mantener el pleno empleo y es necesaria la intervención del gobierno.

Por tanto, se trata de dotar a las instituciones de poder para controlar la economía en las épocas de recesión o crisis y dicho control se ejercería mediante el gasto presupuestario del Estado (política fiscal).

Famosa es la frase que Milton Friedman escribió en la revista Time en la década de los años sesenta: “Por una parte ahora somos todos keynesianos; por otra, ya nadie es keynesiano”.

Resumiendo: esta corriente de pensamiento defiende una mayor intervención pública para corregir los errores del mercado. Máximo exponente es John Maynard Keynes (el economista más influyente en la Historia).

Hay otras escuelas como la escuela austriaca de pensamiento económico y la escuela monetarista de pensamiento económico.

Suscríbase al blog (es gratis) y reciba cómodamente en su correo los post que se suban al blog. Introduzca más abajo su correo electrónico y ya está.

Recibe los nuevos artículos en tu correo

Déjanos tu correo electrónico y recibirás en tu correo los nuevos artículos que se escriban en este blog.