Han pasado cosas interesantes en los mercados en la semana, pero hay una especialmente significativa que en el último momento se logró esquivar y veremos que no es la primera vez.

Suscríbase al blog para recibir cómodamente en su correo los artículos que escribo

El ranking en lo que va de año es el siguiente:

– Ftse británico +0,07%

– Ibex español -2,63%

– Nikkei japonés -7,13%

– Mib italiano -11,89%

– Dax alemán -11,98%

– Cac francés -12,13%

– Dow Jones -13,97%

– Eurostoxx – 14,92%

– CSI chino -17,46%

– S&P500 -18,14%

– Nasdaq -27,42%

El sentimiento de los inversores (AAII) está así:

* Sentimiento alcista (expectativas de que las acciones subirán en los próximos seis meses) cayó hasta el 24,3% y sigue por debajo de su media histórica del 38%.

* Sentimiento bajista (expectativa de que las acciones caigan en los próximos seis meses): se encuentra en el 49%. Y sigue por encima de su media histórica del 30,5%.

El rally alcista que alcanzó los últimos 2 años que se originó en el suelo que marcaron los mercados con la crisis de la pandemia del coronavirus en el 2020, estuvo a punto de finalizar oficialmente. Y es que los cánones estiman que una caída del -20% (al cierre de una sesión) desde el último máximo relevante implica entrar oficialmente en un mercado bajista (la última vez que entró en un mercado bajista fue en febrero de 2020).

Pero el S&P500 logró esquivarlo por los pelos. Durante la sesión del viernes efectivamente fue cayendo más de un -20% (concretamente un -20,6%) desde el cierre de la sesión del 3 de enero que marcó un techo, pero remontó un poco y cerró el viernes con una caída acumulada de -18,7%.

Desde 1929, el S&P 500 ha entrado en un mercado bajista 16 veces. El periodo más largo duró 998 días, de septiembre de 1929 a junio de 1932. El más corto fue de sólo 33 días, del 19 de febrero al 23 de marzo de 2020. De media,  los mercados bajistas originan una caída de -38%, pero en los últimos 75 años fue de -32%.

Wall Street en general viene sufriendo tiempo atrás, con el S&P500 llevando 7 semanas seguidas cayendo, su mayor racha de pérdidas semanales desde marzo de 2001, mientras que el Dow Jones lleva ya 8 semanas consecutivas cayendo, la mayor racha desde el año 1923, y el Nasdaq lleva 7 semanas seguidas, su mayor racha desde el 2011.

Las razones son las siguientes:

– Elevada inflación que ha llevado a la Fed ha endurecer su política monetaria y comenzar a subir tipos de interés, esperándose varias subidas de 50 puntos básicos y un total de subidas de tipos de 10 veces hasta el 2023.

– Los minoristas se han quedado con algunos excesos de inventario y los costes debido a la inflación también están afectando sus ganancias (Target sufrió la mayor caída desde el lunes negro de 1987).

– Todo ello hace temer que una recesión pueda estar cerca.

El peso de las tecnológicas en el S&P500 está afectando negativamente el índice. Apple y Amazon caen ya 8 semanas consecutivas y Tesla 4 semanas  seguidas, cayendo -14% en la semana y siendo el segundo mayor lastre del índice en la semana sólo por detrás de Apple. Desde su máximo de noviembre cae un -50% porque se enfrenta a una escasez de suministros y a un aumento de los costes de las materias primas, sin olvidar que hubo paradas en  la producción en su fábrica de Shanghai debido al brote del Covid, con lo que teme no poder hacer frente a todas las entregas programadas en el segundo trimestre.

Mire, el S&P500 cae en el año un -18,14%, pero si le quitáramos los 5 mayores valores tecnológicos la caída sería de un -12%.

Sí, el peso de las tecnológicas en el S&P500 ha ido variando con el paso del tiempo. Por ejemplo, en marzo del 2009 los valores con más peso eran el gigante energético Exxon Mobil  (5,6%) y la empresa de productos de consumo Procter & Gamble (2,2%). A principios de 2020 eran Apple (6,9%) y Microsoft (6,2%). Es decir, los 5 valores tecnológicos más fuertes representaban casi una cuarta parte del S&P500.

Así las cosas, el único sector del S&P 500 que ha ganado este año es el de la energía, que sube un+42%.

Hay un dato a lo largo de la historia que es lo que están mirando los inversores, más que nada deseando que en esta ocasión también se produzca. Resulta que hubo 3 años (1998, 2011 y 2018) en los que el mercado llevaba una caída acumulada superior al -20% pero tras el cierre de una sesión logró esquivar esa cifra, de manera que oficialmente no era un mercado bajista. Sí, lo mismo que sucedió este viernes pasado. Pues bien, en aquellas tres ocasiones el mercado no volvió a caer y nunca peligró alcanzar un desplome del -20%. Además, esas tres veces la Fed subía tipos de interés y no se entró en recesión.

Así pues, de los 3 elementos, hay 2 que coincide con lo que estamos viviendo ahora, veremos si también el tercero (no entrar en recesión).

Le presento mi colección de 18 ebooks

Y aquí mi newsletter Breaking Trend que le permitirá estar informado de la actualidad que menos se comenta en los medios y donde hablo de mercados interesantes para invertir