Por qué la Bolsa es la mejor inversión a largo plazo

Vamos a ver por qué la Bolsa es la mejor inversión a largo plazo. Todo ello con información y números que muestran la realidad.

Permítame recordarle el newsletter bursátil que se manda cada día por correo electrónico. Créame que es bastante completo e interesante.

La Bolsa sube a niveles récord desde su peor día de la Historia

El 19 de octubre de 1.987 fue el famoso Lunes Negro, recordado por toda la comunidad inversora porque ese día ostenta el récord de la mayor caída de Wall Street en su historia. Por ejemplo, el Dow Jones se hundió un -22,6%, la Bolsa de Hong Kong un -46%, la Bolsa australiana un -42%, el Ibex 35 un – 31%, el Ftse británico un – 26,4%, la Bolsa de Canadá un -22,5%, el S&P500 un -20,5%.

¿Causas de aquella debacle? No existe una sola, digamos que fue la sinergia de varias, entre las que podemos enumerar las siguientes:

– La Bolsa estaba muy sobrecomprada, de hecho Wall Street venía de subir nada más y nada menos que un +40,5% en el cómputo de ese año hasta el verano.

– Preocupaba el riesgo de entrar en una batalla de monedas con los alemanes.

– En la sesión anterior, el viernes de la anterior semanas, la Bolsa de Reino Unido se vio obligada a cerrar los mercados debido a una tormenta que no se olvidará fácilmente.

– Se temía que la esposa del Presidente de Estados Unidos, Nancy Reagan, tuviese que ser hospitalizada a raíz de un cáncer de mama.

Pero como todo en la vida, las cosas pasan y se superan. La Bolsa norteamericana ya acumula una revalorización de +1.930% y el Dow Jones ha logrado multiplicar por más de veinte su cotización. Pero hay compañías que sencillamente suben mucho más desde aquél fatídico día bursátil. Es el caso de Microsoft con un rendimiento de +58.010%, Teneobio con un alza de +54.015% y otras como Nike, McDonald’s y Johnson & Johnson que acumulan revalorizaciones que van desde +8.808% a + 28.158%.

Por qué la Bolsa es la mejor inversión a largo plazo

Acabamos de ver cómo después de la peor de las tempestades llega la calma, el problema es que algunas son de una intensidad inusitada y de una duración mayor y eso no se sabe hasta que finaliza, pero hay que ser capaz de aguantar el chaparrón, porque sólo aquéllos que lo logran pueden salir victoriosos.

Esto nos lleva a que la Bolsa a largo plazo es la mejor inversión y así lo muestra la historia. Por ejemplo, en los últimos 100 años la Bolsa norteamericana han obtenido una rentabilidad anual real (después de inflación) del +6,6%. El resto de activos en ese mismo periodo tuvieron un comportamiento muy inferior (los bonos del Estado +3,6%, las letras del tesoro +2,7%, el oro +0,7%).  Así pues, a largo plazo se obtiene una mejor rentabilidad y se incrementa el poder adquisitivo de nuestros capital.

Tal vez las cifras tampoco le haya llamado excesivamente la atención. Pues seguramente con el siguiente ejemplo cambie de opinión al respecto: 1 dólar del año 1.802 en acciones se convertiría en 705.000 dólares en el año 2.012. En cambio, ese dólar invertido en bonos se convertiría en 1.780 dólares y si se hubiese invertido en oro pues en 4,52 dólares.

Una de las claves de que ésto sea así es que los inversores invierten en acciones de las compañías porque esperan  incrementos de los beneficios y porque obtienen mayor rentabilidad vía plusvalías + dividendos que en otros mercados.

Por cierto, las dos últimas veces que el S&P 500 llegaba al mes de octubre con una revalorización en ese ejercicio superior al +15%, el resto del año seguía subiendo, como sucedió en 2013 y en el 2019. Lo digo porque en 2021 estamos en esa situación…

Pero hay mercados que no lo ponen nada fácil, por ejemplo la Bolsa japonesa. El índice Nikkei se hundió en los 90 y sigue todavía sin poder recuperar los máximos que marcó hace 32 años, entre otras razones por la deflación y los bancos «zombis».

Pese a todo, en la Bolsa hay que estar dispuesto a tener paciencia, porque estamos hablando de largo plazo. Por ejemplo, el S&P500 subió un +401% del 2.009 al 2.020 pero dentro de ese periodo estuvo sin gas de 2.011 al 2.105 y es importante saber cómo operar en un mercado lateral incluso en 2.108 cayó. Por eso insisto en la paciencia.

Por último, apuntar que conviene matizar eso de que a mayor rentabilidad mayor riesgo. Es cierto que las acciones están sujetas a una mayor volatilidad a corto plazo, pero no a largo plazo. Por ejemplo, para periodos de hasta 5 años, la rentabilidad positiva de las acciones es más alta, pero también más fuerte su caída. En cambio, para periodos de 10 años el tema cambia, de hecho el peor periodo de 10 años para un inversor en acciones ha sido una pérdida anual real del -4,1%, frente a un -5,4% para los bonos. En periodos a 20 años no hay pérdida de poder adquisitivo para las acciones (el peor presenta una rentabilidad del +1% sobre la inflación). En periodos de 30 años mejor aún (el peor presenta una rentabilidad real del +2,6%). En cambio, los peores periodos de 20 y 30 años para los bonos son muy negativos.

Pues ya sabe por qué la Bolsa es la mejor inversión a largo plazo para rentabilizar su capital y que la inflación no merme sus ahorros.

Suscríbase al blog (es gratis) y reciba cómodamente en su correo los post que se suban al blog. Introduzca más abajo su correo electrónico y ya está.

Recibe los nuevos artículos en tu correo

Déjanos tu correo electrónico y recibirás en tu correo los nuevos artículos que se escriban en este blog.