El precio del oro se ha recuperado la pasada semana un +4% tras tocar el lunes su nivel más bajo desde el récord del pasado 7 de agosto, una caída que se aceleró en noviembre por los avances en las vacunas contra el Covid 19.

En marzo, con el inicio del coronavirus, el oro bajó a pesar de ser un activo refugio, ya que en los momentos de mayor incertidumbre los inversores buscaron sobre todo estar en plena liquidez. Desde el 20 de marzo que marcó mínimos anuales hasta el 7 de agosto que marcó máximos históricos en 2075 dólares, ha subido un +40%.

Y es que las buenas noticias que llegan de las vacunas y que el plan de vacunación ya haya empezado en Reino Unido y en Europa empiece en enero supone un alivio para los inversores que sacan dinero del oro y regresan a la renta variable. Tengan en cuenta que lo que más penaliza a las Bolsas es la incertidumbre y con la pandemia ésta campaba a su aire, de ahí que el oro haya tenido un año tan fantástico, pero esa incertidumbre se va aclarando poco a poco. Por un lado conociendo el ratio de tanto por ciento de efectividad de varias vacunas, por otro lado sabiendo en líneas generales el calendario previsto (cuando llegarán, cuándo empezarán a suministrarse, qué cantidad de dosis, cuánto tiempo inmuniza frente al Covid 19, cómo se almacenarán, qué orden y criterios se seguirán para saber quiénes se las pondrán primero, etc).

El presidente de la Reserva Federal de Chicago no descartó la posibilidad de que la inflación repunte con fuerza en los próximos meses. Y sí, el tema de la inflación está relacionado con el devenir del oro, ya que cuando hay elevada inflación o bien cuando se espera un repunte, el oro tiende a ser utilizado por los inversores como cobertura anti inflación. Y tengan en cuenta que en Wall Street se espera que en 2021 la inflación suba un 2% en el segundo trimestre del año. de ahí que aunque las Bolsas en 2021 debieran de hacerlo bien, el oro también pese a que ya no sea por su carácter refugio. De todas maneras, no veremos subidas tan fuertes como en 2020 ni mucho menos. Por tanto, un dólar más débil, el incremento de los riesgos de inflación y la demanda impulsada por las medidas de los principales bancos centrales debieran de seguir manteniendo al oro como activo interesante para el 2021.

Hace poco ya escribí un artículo explicándolo. Pinche aquí para verlo

Conviene recordar las correlaciones del oro con otros mercados:

– Relación inversa entre el dólar el oro: cuando el billete verde sube, el oro cae (debido a que si el dólar se encarece se podría adquirir una mayor cantidad de oro) y viceversa.

– Relación inversa entre el oro y los bonos: cuando el rendimiento de los bonos de EE.UU. sube, el oro cae.

– Relación del oro con los tipos de interés: cuando los tipos de interés caen, el oro sube debido al incremento de su atractivo como valor o activo refugio.

El 14 de abril escribí en EXPANSIÓN un análisis titulado «Por qué el oro podría seguir siendo una buena inversión los próximos meses» y explicaba las razones de que esperaba que llegase a sus máximos del año 2011. Ese día estaba en 1768 dólares y llegó a los máximos de 2011 y lo superó hasta 2089 dólares. Además ahí también explicaba las diversas maneras para invertir en oro

Pinche aquí para leer el artículo

Recuerden que existen 4 Indicadores interesantes con el oro: indicador HUI, ratio oro/plata, ratio cobre/oro, ratio oro/petróleo.

Pinche aquí para leerlo

[LBMCuadroNegro]Suscríbase al blog (es gratis) y reciba cómodamente en su correo los post que se suban al blog. Introduzca más abajo su correo electrónico y ya está.[/LBMCuadroNegro]